Coliflor gratinada con persillada de parmesano y aceite de albahaca

¡Hola! Hoy nos vamos una plato de coliflor!

Pero antes hablemos un poco sobre esta verdura:

La coliflor es una planta de de la familia de las Brassicaceae. Su forma es redondeada y está compuesta por una cabeza completamente blanca y rodeada de gruesas hojas verdes. Solo se consume la cabeza blanca y las hojas se desechan por incomestibles.

La coliflor es una de las verduras mas aceptadas para personas en dieta por su bajo porcentaje de grasas, calorías e  hidratos de carbono. Tiene un alto poder diurético además de quitar la sensación de apetito.

Para escoger una coliflor en la frutería tenemos que tener en cuenta que tenga el corazón compacto y que su color sea blanco. Si al presionar el corazón este se hunde y vemos que tiene manchas de color marrón, hay que apartarlas y escoger otra. La razón de escoger otra es porque al ser vieja habrá perdido parte de sus propiedades nutritivas.

La coliflor tenemos que cocerla en agua con sal hasta que esté tierna. No debemos consumirla ni demasiado cocida, ni demasiado cruda.

Si la consumimos demasiado cocida, perdemos parte de sus propiedades nutritivos. Si la consumidos demasiado cruda, puede resultar muy indigesta.

Culinariamente la coliflor tiene diversas maneras de cocinarse previamente hervida claro. La podemos hacer gratinada, frita, gratinada, en crema…

¡Vamos con la receta!

*Ingredientes:

1 coliflor mediana, 2 cucharadas de perejil picado, 2 dientes de ajo, 50 gramos de pan rallado, 50 gramos de queso parmesano en polvo, 4 tomates canarios, aceite de oliva, 1 manojo de albahaca fresca, sal y pimienta negra molida.

*Elaboración:

Precalentar el horno con el gratinador encendido a unos 200º C.

Aceite de albahaca: deshojar la albahaca y escaldar las hojas en agua con sal hirviendo durante 5 segundos. Sacar la albahaca del fuego y enfriarla en agua con hielo.

Escurrir bien la albahaca y triturarla con aceite de oliva hasta que obtengamos un aceite muy verde y con un agradable aroma a albahaca. Las cantidades de aceite que hay que añadir depende del gusto de cada uno.

Colocar el aceite en un biberón y reservar.

Limpiar la coliflor y trocearla en flores.

Poner la coliflor en una olla con agua fría y sal. Ponerla al fuego y dejar cocer hasta que la coliflor esté cocina pero no pasada.

Sacar la coliflor del agua y enfriarla con agua fría si no la vamos a utilizar o reservar sin enfriarla.

Mezclar en un bol el perejil picado, los dos ajos bien picados, el pan rallado, el queso parmesano, sal y pimienta molida. Reservar.

Limpiar los tomates y quitarles el pedúnculo. Cortarlos en dados pequeños y reservarlos.

Colocar la coliflor en una bandeja de horno de manera que cubra toda la superficie de esta.

Encima, esparcir los tomates picados y sobre este la persillada de parmesano.

Gratinar en el horno hasta que coja un bonito color dorado.

Sacar del horno, aliñar con el aceite de albahaca y…

Bon profit!

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Coliflor gratinada con persillada de parmesano y aceite de albahaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s